De dónde nace Maricuxili

Cuando somos pequeños todos elegimos una profesión, mis amigas querían ser médica, veterinaria… Yo quería ser bailarina y animadora (pero animadora de pompones de equipos de fútbol americano jaja). Soy bailarina de chuchuas, de taza y tetera, animadora de pequeños terremotos que me traen loca, creadora de sonrisas, pintora de caras felices y ojos llenos de ilusión.

Me siento tan felíz de estar disfrutando y viviendo lo que desde siempre he querido ser y soy, porque esta profesión se lleva por dentro. No cualquiera tiene el don de divertir a niños, hacer reir a padres, saber pintar caritas mientras disfrutas y sin que la ilusión cese con los años.

Mi mayor alegría es llenar de felicidad los mundos y mentes de los más pequeños y de esta vocación nace la idea de Maricuxili Animaciones.

Maricuxili animaciones

“Si tienes un sueño en tu corazón, y de verdad crees en él, corres el riesgo de que se convierta en realidad”